jueves, 18 de diciembre de 2014

Nada es para siempre...


Nada es para siempre
Nos enamoramos, pero se que nada es para siempre
por eso a veces me arriesgo y otros también
porque sabemos que tarde o temprano terminará..
me entrego hasta quedar totalmente vacía, 
porque de alguna u otra forma, ese vacío acabará por llenarse de nuevo
Sentarme junto a la ventana para mirar 
como el cielo se desborda en agua,
sintiendo la humedad y el miedo de una posible noticia,
mi consuelo es que nada es para siempre
es una etapa donde el que está arriba
me da las fuerzas para resistir,
pues nada es para siempre
leer libros y escribir cuartillas es algo que mi alma la requiere para su quietud
es por eso que nunca servirán para evaluarme.
Mis ojos observan el exterior,
la humanidad, las formas, los colores, la prisa, la perfección, 
la delicadeza, lo grotesco de situaciones, lo hostil, 
las restricciones artificiales que se impone el hombre mismo,
apresurar al mal, despertar de la opresión,
las presiones de un reloj y el tiempo se difumina con el pasado,
obsesiones por vivir un camino sin rumbo,
se corre para al final ir a ninguna parte,
vaya nada es para siempre
dejamos atrás todo,
ese bebé que nació,
el niño travieso con sus juegos inocentes y divertidos,
esas carcajadas de felicidad en compañía de los suyos,
lo atractivo que es por la juventud que invade,
pero nada es para siempre....
La vida también es temporal, nunca es para siempre..
porque la muerte está ahí con serenidad esperando 
a que lleguemos para poder envolvernos en un abrazo.

Nada es para siempre..
Mónica Núñez Soberanes.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada